domingo

Los lectores nostálgicos y la tinta electrónica.

Supongo que ya habrás oído algún comentario sobre la desaparición de los libros de papel. Muchos aún tratamos el tema como algo remoto y buscamos amparo en argumentos poco tangibles del tipo: ¿cómo vamos a cambiar el placer de pasar las páginas de un libro a la sombra de un árbol por la frialdad de un aparato que parece una palm?

Los nostálgicos de la lectura nos resistimos a la idea de que en un tiempo no tan lejano, nuestra biblioteca esté comprimida en un libro de tinta electrónica que cabrá en el bolsillo de una camisa. Pero las evidencias son las que son y antes de lo que pensamos se nos acabarán las excusas.

A día de hoy ya hay varios dispositivos de tinta electrónica en el mercado: iLiad e-reader, Sony Reader, STAReBOOK, Readius y FLEPia ya están en venta. Se trata de aparatos muy manejables que nos permiten leer todo tipo de datos sin cansarnos la vista (esta excusa parecía buena, lástima) y ahorrando la tala masiva de árboles que implica mantener viva la industria papelera (encima es ecológico).

Si me apuras, queda por superar un pequeño handicap: el precio. Pero ya se sabe que una vez las marcas decidan que ha llegado la hora de ampliar mercado, el precio bajará en picado.

Así que será mejor que nos vayamos haciendo la idea de que muy pronto los libros dejarán de tener tapas duras o blandas. Porque todos tendrán pantalla, o papel electrónico.

Puedes resistirte, claro. Yo también dije un día que nunca iba a tener móvil...

7 comentarios:

Mar-ia dijo...

¿Sabes? yo pensaba un poco como tú, pero el otro día leí esto de Rafael Reig y me quedé con la sensación de que quizá hagan falta más de 10 años para que desaparezcan los libros de toda la vida ...

jauhow dijo...

¡Aún nos queda una esperanza! Lástima que me hayas mandado un link y no un papel impreso... :)

Mar-ia dijo...

¡Tienes toda la razón!
Pero dentro de lo feo de enviarte un enlace y no una papel, está la parte bonita de que esto es rápido y fácil y así a lo mejor "te hago" comprarte un día el periódico y disfrutar del placer de leer a Reig (entre otros) con un café y una tostada en una cafetería ...

Pily dijo...

Los libros que pasan mano a mano toman historia de cada momento, el color de las hojas torna a amarillento y te indica que el tiempo ha pasado, pero no lo tiras lo dejas en tu repisa, porque en el hay más que un simple libro, esta el paso del tiempo...
No creo que esto lo suplante una maquina, que cuando no funciona la cambiamos por una nueva, que va mejor y más rapida.
¡Salvemos los libros!

jauhow dijo...

Me alegra ver que sean muchos o pocos, los nostálgicos son activistas de la resistencia. Sólo me asusta la idea de que un día, miremos un móvil y le encontremos poesía. Porque probablemente acabaremos mirando todas las máquinas con esos mismos ojos. Y en cuanto el color amarillento de las hojas de un libro tenga que competir con la pantalla táctil obsoleta de un reader de segunda generación, el fin estará servido. Ojalá me equivoque.

macarena dijo...

Vaya sorpresa!! todo un mes esoeranzo el renacer de jau, me voy una semana de vacaciones y a la vuelta....SORPRESA!! que despliegue de medios!!

los libros nunca moriran, el encanto de un libro en papel jamas prodra ser sustituido! yo al menos me niego, ya me parece muy triste que al abrir mi buzon cada dia nunca encuentre una carta que no sea del banco... asi que me niego rotundamente a dejar de comprar libros.. es el capricho que sobrevive a la crisis y un placer incalculable!es la mejor manera de viajar sin dinero!

jauhow dijo...

Welcome home!